Montañucos

Se hace camino al andar

RUTA LA HIRUELA AL HAYEDO DE MONTEJO POR EL CARDOSO DE LA SIERRA

Ruta entre las provincias de Madrid y Guadalajara en plena Sierra del Rincón atravesando pinares y robledales junto a la orilla del Jarama (con alguna que otra sorpresa)

Otoño junto al rio Jarama

Descarga el track de la ruta aquí

  • Distancia: 14,9 Km
  • Tiempo: 5 horas y 45 minutos (4 h 10 min en movimiento)
  • Desnivel positivo: 600 m
  • Velocidad media: 3,5 km/h

Una vez llegamos al madrileño municipio de La Hiruela, dejamos nuestro vehículo en los aparcamientos habilitados a la entrada de la localidad. Desde aquí entramos a pie al pueblo visitando sus bonitas calles, su peral de 200 años (árbol singular de la Comunidad de Madrid) y la iglesia de San Miguel situada en la plaza.

Entrada a La Hiruela

A la derecha de la iglesia, se encuentra la calle Dehesa por la que salimos del pueblo cogiendo una preciosa y estrecha senda que discurre encajonada entre muros de piedra y rodeada de robles.

El sendero es de bajada y su entorno refleja todos los colores del otoño. Debemos tener cuidado de no resbalar por las recientes lluvias, las raíces mojadas y la gran cantidad de hojas que cubren el suelo.

Un poco más adelante, nos desviaremos a la derecha para visitar una de las sorpresas de la ruta, unos colmenares tradicionales. Estos colmenares se hacían en el interior de troncos huecos, coronados por una piedra de pizarra y aún hoy se encuentran en buen estado de conservación.

Colmenares tradicionales

Una vez visitadas las colmenas, desandamos nuestros pasos para volver al camino inicial y seguir bajando en dirección al rio Jarama.

Bajada al rio

Junto al rio nos encontramos con una nueva sorpresa, un antiguo molino de agua que se utilizaba para moler el grano y poder obtener la harina con la que se fabricaría pan (entre otras cosas).

Molino junto al rio

Junto al molino y a la orilla del rio, hacemos una pequeña parada para hacer fotos. Aquí nos encontramos una verde pradera con mesas donde podemos parar a escuchar el discurrir del agua mientras disfrutamos de las espectaculares vistas o parar a tomar un tentempié. No es nuestro caso ya que acabamos de empezar; por lo que cruzamos el rio Jarama por el puente de madera y cogemos una senda a la izquierda por la misma orilla del rio.

Foto desde el puente sobre el rio Jarama

En esta parte de la ruta debemos subir por algunas piedras que aunque no entrañan dificultad alguna, si requiere de toda nuestra atención para evitar resbalones y accidentes no deseados.

Sendero junto a la orilla
Ayudas en los pasos más complicados

En esta zona de piedras el sendero es estrecho y discurre pegado al rio, pero se encuentra constantemente señalizado por las marcas amarillas y blancas características de los senderos de pequeño recorrido o PR´s. El tramo de piedras es corto y termina pronto; a partir de aquí seguimos pegados al rio pero el camino se ensancha para permitirnos relajarnos y disfrutar de la espectacularidad del otoño.

Camino junto al rio Jarama

Un poco más adelante, cruzamos a la otra orilla gracias a un nuevo puente de madera.

Foto de familia en puente de madera

Tras un breve recorrido por la otra orilla, cuyas vistas entre robles son similares a las que llevábamos hasta ahora, volvemos a cruzar al otro lado por otro nuevo puente de madera sobre el rio Jarama.

Sendero entre robles y tercer puente de madera

Una vez al otro lado, seguimos de frente por un sendero nuevamente encajonado entre muros de piedra y rodeado de los omnipresentes robles. El sendero va en ligero ascenso hasta llegar a una pradera, donde vemos vacas pastando junto a sus chotillos (por lo que debemos tener cuidado al pasar junto a ellos para no asustarlos y enfadar a sus madres).

Sendero de subida y pradera

Atravesamos por el medio de la pradera y seguimos por el camino que nos sale al frente para darnos de bruces con la pequeña ermita de San Roque; la cual está cerrada y solo podemos ver a través de las ventanas del recinto. Unos escasos metros más adelante llegamos a El Cardoso de la Sierra, pueblo de la provincia de Guadalajara.

Rápidamente salimos de El Cardoso de la Sierra por la calle Tino (a nuestra izquierda) para coger una pista forestal que forma parte del sendero GR-88 (señalizado con marcas rojas y blancas). Esta pista forestal es la parte más cómoda y quizás mas aburrida (que no fea) del recorrido (lo que aprovechamos para jugar a palabras encadenadas), y nos conduce en ligero ascenso hasta la carretera GU-187.

Pista forestal del GR-88

Cruzamos la carretera para seguir por el GR-88 aún en ascenso. El camino se despeja de vegetación hasta llegar a la parte más alta de la ruta, desde podemos disfrutar de unas vistas generales de nuestro entorno.

Vistas desde la parte más alta de la ruta

Desde aquí comenzamos a descender por el Gr-88 y al poco nos desviamos a la izquierda para bajar de nuevo hasta la carretera GU-187 o M-139, pues llegamos justo al limite provincial entre Madrid y Guadalajara. En este punto se encuentra la entrada al famoso Hayedo de Montejo de la Sierra.

Desvío del GR-88

Aquí andamos unos pocos metros pegados a la carretera para hacer la curva donde se encuentra la entrada al hayedo y acceder a su área recreativa, donde pararemos a comer.

Acceso al área recreativa y parada en una de sus mesas para comer

Una vez repuestas las fuerzas y descansado un poco las piernas, recogemos nuestras cosas y nuestra basura para seguir con la ruta. Volvemos a la carretera para un poco más arriba desviarnos de esta a nuestra izquierda por un nuevo sendero.

Desvío por sendero junto a la carretera

El sendero baja hasta la orilla del rio y nos introduce en un pequeño pero bonito pinar. Una vez llegamos cerca del rio el sendero serpentea por el pinar en una brusca subida (señalizada por unas marcas triangulares amarillas y naranjas) que nos conduce hasta una antigua pista forestal.

Marcas en el sendero
Sendero por el interior del pinar

La pista está cubierta de hierba y tiene continuas marcas provocadas por la reciente actividad de jabalíes. Esta nos lleva a cierta altura con el rio a nuestra izquierda y debemos seguirla hasta el final de la misma.

Pista forestal y sus vistas hacia el hayedo

La pista termina e inmediatamente comienza un nuevo sendero que se pega al rio para acompañarlo durante unos cuanto kilómetros. En su transcurso el sendero abandona los pinos y se vuelve a rodear de nuevo de robles, atravesando algunas pequeñas praderas. En algún momento debemos prestar atención porque la gran cantidad de hojas presentes en el suelo lo desdibujan y esto puede despistarnos, aunque no hay perdida posible.

Distintos paisajes atravesados por el sendero junto al rio Jarama

El sendero nos conduce de vuelta al tercer puente que atravesamos en la ruta en el sentido de ida. Esta vez nos queda a nuestra izquierda pero en lugar de cruzarlo nos dirigimos a una pequeña puerta de madera situada a nuestra derecha, la cual cruzamos para coger un nuevo sendero que nos conducirá en ligero ascenso en dirección al pueblo de La Hiruela.

Última puerta del recorrido
Vistas en la parte final del camino

El sendero asciende (como no) entre robles para atravesar el arroyo de la Umbria y hacer un giro brusco que nos lleva directamente hasta la plaza del pueblo. Unos metros más adelante paramos en el pequeño parque infantil a columpiarnos unos y a descansar otros, para poco después meternos en nuestro coche y emprender el viaje de vuelta a casa.

Siguiente Entrada

Dejar una respuesta

© 2021 Montañucos