Montañucos

Se hace camino al andar

RUTA POR LA PEDRIZA (EL INDIO – CUEVA DEL AVE MARÍA – EL CARACOL – EL MONJE – EL ELEFANTITO)

Ruta senderista por La Pedriza donde conoceremos algunas de sus piedras mas características además de visitar la cueva del Ave María

El famoso Caracol de La Pedriza

Descarga el track de la ruta aquí

  • Distancia: 9,8 Km
  • Tiempo: 5 horas (3,5 horas en movimiento)
  • Desnivel positivo: 675 m
  • Velocidad media: 3 km/h

Para la realización de esta ruta recomendamos el apoyo de un GPS, ya que la ruta toma distintos senderos y en un despiste es relativamente fácil tomar una dirección distinta. Igualmente recomendamos llevar agua (ya que no hay disponibilidad de fuentes en toda la ruta) y crema del sol (es una ruta bastante expuesta al sol en determinadas épocas del año).

Comenzamos la ruta dejando nuestro coche en el aparcamiento situado en la calle Tranco, desde aquí cogemos el sendero que acompaña al rio Manzanares hasta llegar a El Tranco, donde comenzaremos oficialmente la ruta. Esta comienza por una callejuela sin salida junto a uno de los locales de restauración. Al final de la calleja hay una piedra con la palabra «Yelmo» escrita y una fecha que nos inidica la dirección de subida hacia El Yelmo (izquierda). Nosotros tomaremos la dirección contraria, hacia la derecha.

Desde aquí, iniciaremos la ruta por un sendero que parece un falso llano pero que se inclina poco a poco hacia arriba; por lo que los primeros metros de desnivel de subida casi ni los notamos.

Vistas desde el sendero inicial

Este sendero pasa por la zona del Tamboril y cruza algunos pequeños arroyos (secos a estas alturas del verano) y pasos angostos.

Pronto llegamos al Indio, una formación rocosa que parece un gran jefe indio de rostro serio, y un poco más adelante al Alcornoque del Bandolero o Alcornoque de El Ortigal, que es uno de los árboles singulares de la Comunidad de Madrid.

El Indio con su serio gesto
Alcornoque del Bandolero

Este alcornoque tiene una altura de 10 metros y unos 300 años de edad. Una de sus singularidades es su ubicación entre dos piedras y en este entorno natural; debido a que los alcornoques son arboles que no soportan las sequias ni las temperaturas muy frías y además son arboles que escasean en la Comunidad de Madrid.

«Se dice que el famoso bandolero del siglo XIX Pablo Santos se refugiaba a su sombra y desde aquí atacaba a sus víctimas»

Podéis consultar y encontrar mas información sobre este y otros árboles singulares de la Comunidad de Madrid en el Catálogo regional de especies amenazadas y árboles singulares de la Comunidad de Madrid.

Tras beber un poco de agua y refrescarnos con su sombra, seguimos nuestro camino mientras ganamos altura sin darnos cuenta hasta llegar al Collado de la Cueva. Desde aquí cogeremos el sendero de subida PR-M1, donde la cosa ya se pone seria y el camino pica de subida.

Sendero de subida desde el Collado de la Cueva

Tras unos metros por el PR deberemos estar atentos porque nos desviaremos por un pequeño sendero hacia la izquierda para visitar la Cueva del Ave María.

Entrada a la Cueva del Ave María
Vistas desde el entorno de la cueva

Una vez visitamos la cueva (que por cierto está llena de mosquitos y otros insectos voladores que se refugian del calor en su interior), seguimos la ruta para encontrarnos de nuevo con el sendero PR de subida. Por él seguiremos hasta encontrarnos con El Caracol, bonita piedra con la forma característica de este tipo de molusco.

El caracol con sus cuernitos

Seguiremos un poco más por el PR hasta llegar al cruce de La Gran Cañada, camino que cruza esta parte de La Pedriza a media altura. Nosotros seguiremos rectos subiendo unos cuantos metros más de desnivel hasta ya por fin coger un nuevo sendero a mano izquierda, que nos hará llanear un poco (para alegría de nuestras piernas) y nos llevará camino del Elefantito.

Pero antes de llegar pasaremos por El Monje, una piedra que nos encontramos en lo alto a mano izquierda y que solo le vemos la forma cuando la dejamos atrás y volvemos la mirada. Desde esta perspectiva si que parece un monje meditando en medio de la naturaleza.

El Monje observándonos desde las alturas

Unos metros más por el ya cómodo sendero y por fin llegamos al ansiado Elefantito, donde después de hacernos las fotos de rigor aprovechamos para tomar un merecidísimo tentempié.

El famoso Elefantito
Espectaculares vistas desde la zona de descanso

Ya con las fuerzas renovadas comenzamos el descenso por un sendero que discurre por detrás del Elefantito y que conecta con La Gran Cañada. Este comienza de bajada y pasa por Los Cinco Cestos (otra conocida piedra de la zona).

Los Cinco Cestos

Una vez llegados a La Gran Cañada tenemos la opcion de ir por esta hasta Canto Cochino y luego volver por el camino del Tranco (bajada mas larga pero mas suave y llevadera) o bajar por la Senda de Carboneras directamente hasta El Tranco (opción mas corta pero con mayor pendiente en la bajada).

La valentía de mi joven acompañante se decanta por bajar por la parte corta pero empinada y así lo hacemos. La bajada por esta zona requiere tener especial atención a donde ponemos los pies, pues hay mucha piedra suelta y el terreno está seco y con poco agarre.

Empinado sendero de bajada

El aumento de la concentración para evitar caídas y resbalones nos hace fijarnos más en nuestro entorno directo y podemos fotografiar parte de la fauna característica de La Pedriza.

Una vez llegados al Tranco sanos y salvos, solo tenemos que desandar el camino hasta llegar al coche mientras buscamos un sitio donde tomar un merecido refresco, comentar la ruta y elegir el postre.

Siguiente Entrada

Anterior Entrada

Dejar una respuesta

© 2021 Montañucos