Montañucos

Se hace camino al andar

RUTA POR LA PEDRIZA (LA CALAVERA Y EL TOLMO)

Ruta para visitar una de las piedras más escondidas y otra de las más visitadas

Foto de grupo en El Tolmo

Descarga el track de la ruta aquí

  • Distancia: 12,25 Km
  • Tiempo: 6 horas y media (4h en movimiento)
  • Desnivel positivo: 600 m
  • Velocidad media: 3 km/h

Comenzamos a andar desde uno de los aparcamientos situados cerca de El Tranco, ubicado en la calle del mismo nombre en la madrileña localidad de Manzanares el Real.

Desde aquí cogemos el camino del Tranco, sendero fácil y llano que discurre entre piedras y que acompaña al rio Manzanares en esta parte de su recorrido.

Vistas del camino del Tranco

En la parte final de este camino, cruzamos el rio Manzanares por un pequeño puente de madera hasta la otra orilla, donde cogemos un amplio camino que nos lleva hacia Canto Cochino. Antes de llegar al área de Canto Cochino, paramos a visitar la «orientadora» para localizar algunos de los puntos más característicos de La Pedriza.

Puente de madera sobre el rio Manzanares
Foto de familia en la brújula orientadora

Desde Canto Cochino cruzamos de nuevo el Manzanares por otro puente de madera y cogemos el camino conocido como «La Autopista» de la Pedriza, del que pronto nos desviamos ligeramente por un sendero a la derecha para visitar el poco conocido refugio Kindelan. La subida es corta pero pendiente y la visita siempre es recomendable pero no obligatoria, por lo que se puede evitar.

Refugio Kindelan

Tras la visita y un ligero tentempié, volvemos a la «Autopista» y seguimos hasta el desvío del arroyo de la Dehesilla. Por donde podemos ir al Prado Peluca y al Refugio Giner de los Ríos si cruzamos el pequeño puente de madera que hay a nuestra derecha. En este caso no cruzamos el puente, sino que seguimos por el sendero de la izquierda de los dos que nos salen de frente.

Autopista de La Pedriza

Este sendero nos conducirá un poco más arriba a un mirador natural tras salvar un pequeño desnivel. Desde el mirador, tenemos unas estupendas vistas de parte de esta zona de La Pedriza. Aprovechamos la parada en el mirador para reponer fuerzas y picar algo de nuevo.

Vistas desde el mirador natural

Retomamos el sendero que llevábamos y poco más adelante nos desviamos a la derecha por un nuevo sendero que nos obliga a cruzar el arroyo de la Ventana.

Ayudas para cruzar el arroyo

Tras cruzar el arroyo nos encontramos una cuesta corta pero con piedras que salvamos sin darnos cuenta mientras contamos «historias encadenadas».

Subida entre piedras

Al final de esta cuesta entramos en un pequeño pinar que alberga a la Calavera de La Pedriza.

Foto de rigor en La Calavera

Tras las fotos de rigor y ya con la hora de comer encima nuestra, nos apartamos un poco del sendero para tomarnos el merecido bocadillo y comentar la jugada. Ya con la tripa llena, seguimos nuestro camino hacia El Tolmo, para lo cual deberemos cruzar el pinar, bajar un poco por la ladera de la montaña, cruzar un nuevo arroyo y subir una empinada pero breve cuesta.

El camino de bajada puede estar un poco desdibujado a veces pero no ofrece perdida. Debemos pasar por varios pasos fáciles entre piedras, desde donde ya podemos ver en la lejanía la silueta de El Tolmo.

El Tolmo desde el camino de bajada

Tras rodear el Tolmo y ver las múltiples posibilidades de escalada de esta gran piedra (18 metros de altura, 73 metros de circunferencia y unas 500 toneladas de peso), comenzamos el camino de vuelta por el sendero que nos conduce de bajada al Prado Pelucas (al otro lado del puente de la zona por donde hemos pasado de subida en dirección a la Calavera).

En el Prado Pelucas aprovechamos para descansar un poco las piernas y agasajar al burro que lleva las provisiones al refugio Giner de los Ríos.

Burro del refugio

En lugar de cruzar el río y volver por la «Autopista», decidimos seguir el sendero que discurre por esta otra orilla del rio y así hacer una ruta completamente circular. El comienzo del sendero desde el Prado Pelucas está un poco desdibujado por la crecida de la hierba, pero enseguida encontramos el camino correcto. Este sendero discurre continuamente junto al arroyo de la Dehesilla hasta Canto Cochino y junto al río Manzanares en el resto del tramo desde Canto Cochino hasta llegar al primer puente de madera que hemos cruzado al principio de la ruta (en el camino del Tranco). Aquí cerraremos el circulo no sin antes parar junto algún pequeño salto del rio o en la pradera casi al final del camino, donde encontramos vacas pastando.

Pequeña cascada junto al rio
Pradera con ganado pastando

Una vez llegamos al puente de madera solo tenemos que desandar el camino del Tranco para llegar al aparcamiento y finalizar esta ruta.

Siguiente Entrada

Anterior Entrada

Dejar una respuesta

© 2021 Montañucos